Bienvenidos

Georges Brassens (1921 - 1981) fue un autor y compositor francés de extraordinaria relevancia. Sus canciones han sido traducidas a muchos idiomas, de allí su influencia sobre los autores de canciones argumentales de todas partes. Escénicamente era muy sobrio; se acompañaba sólo con guitarra y apoyo de contrabajo. Compuso muchas canciones de elegante precisión verbal y original temática; el retrato de personajes olvidados, el rescate de la lealtad, y el reflejo de la sociedad con un tinte de sarcástico humor son la clave de su estilo. Aquí publico unas versiones en español de las canciones de Brassens, ¡cantables! cosa que requiere reelaborar los textos más allá de la traducción literal, respetando el argumento, la métrica, el acento de las frases, y usar rimas que evoquen el sonido original. Propongo estas, mis versiones, con su audio y, en algunos casos, el vídeo ilustrativo. Adelante; estais invitados.

El Pornógrafo (Le pornographe, 1958)

El Pornógrafo

Cuando niño era yo
Fóbico a las palabro-
Tas y si alguna iba a pensar
No se me iba a escapar,
Pe-ro hoy en día que me gano el pan
Como cantor y charlatan
Ni las pienso pero, que va,
Las digo, y ya.

Soy el pornógrafo del fonógrafo
El picarón de la canción

Por divertir a la galería
Escupo muchas ironías
La boca llena de crudezas
Con alguna rudeza,
Pero encontrándome en mi hogar
Mi conciencia me viene a acusar
Diciéndome “conviértete,
hombre incorrecto"

Voy el domingo y me confieso
que con las nalgas me embeleso
Y firme prometo a mi gurú
Hacer de ello un tabú
Pe-ro temiendo que al callar
Me vaya pronto a trastornar
Vuelvo a invocar con nuevos bríos
culos impíos

Mi mujer es, dicho al pasar
De una lujuria natural
Que la lleva a querer dormir
Con cualquiera en venir,
Pe-ro diganme como exponer
mi caso en el café-concert
Sin decir que tiene seguro
Fiebre en el culo

Quizá tendría un pasar mejor
Y me dieran la Cruz de Honor
Si yo cantara con decoro
“Mi amorcito te adoro”
Pero mi angel dijo así:
“Canción de amor te está prohibi-
da, salvo que sea que le cantas
A una atorranta”

Y cuando canto alegremente
A un patrón de cabaret
alguna de mis letanías
Le da melancolía y
Triste me pide “Por favor
Cántale ahora a alguna flor
De esas de la calle Blondel,
Las del burdel"

Cada tarde antes de cenar
A mi balcón voy a asomar-me
Y a la gente contemplo yo
pasando bajo el sol,
Pe-ro no me pidan cantarlo si
No quieren que les diga aquí
Que para mi boludos son
En procesión

Las buenas almas de aquí aba-
Jo esperan que en mi hora final
El diablo dejará ensartado
A este maleducado
Pe-ro quizá no crea el Señor
Tan malo lo que he dicho yo
Y me admita en su Jerusalén
A mi también
Le pornographe
Du phonographe
Le polisson
De la chanson