Bienvenidos

Georges Brassens (1921 - 1981) fue un autor y compositor francés de extraordinaria relevancia. Sus canciones han sido traducidas a muchos idiomas, de allí su influencia sobre los autores de canciones argumentales de todas partes. Escénicamente era muy sobrio; se acompañaba sólo con guitarra y apoyo de contrabajo. Compuso muchas canciones de elegante precisión verbal y original temática; el retrato de personajes olvidados, el rescate de la lealtad, y el reflejo de la sociedad con un tinte de sarcástico humor son la clave de su estilo. Aquí publico unas versiones en español de las canciones de Brassens, ¡cantables! cosa que requiere reelaborar los textos más allá de la traducción literal, respetando el argumento, la métrica, el acento de las frases, y usar rimas que evoquen el sonido original. Propongo estas, mis versiones, con su audio y, en algunos casos, el vídeo ilustrativo. Adelante; estais invitados.

Las campanas de la Catedral

Las campanas de la Catedral

Cuando las campanas de la Catedral estaban para ser inauguradas
Toda la ciudad ilusionada estaba entusismada por igual...
Estaban el Obispo y el Vicario admirando el bello campanario
Coronado de cobre reluciente, guardado por la gárgola sonriente...
Casi de un siglo de demora
Y por fin era el año, era el día, era la hora!!
Pero las campanas se hecharon al viento, y ya no fue tanto el regocijo;
La gran bola sonora cayó con estruendo, y hubo mucha gente que me dijo
Que Santa Cecilia se tapó las orejas, clamando: ¡que el Cielo me proteja!
Qué feo que suenan, de qué las hicieron, parecen la venganza de John Lennon!
Cómo es que suenan tan mal
Las campanas de la Catedral?
Que lo vean, las negras y corcheas
Qué falta de cadencia, qué ausencia de armonía...
Oigan el sonoro desborde, donde se confunden los acordes
Y no se puede entender la melodía!
Pese a la esperanza defraudada, yo creo que no todos son lamentos:
Las palomas huyeron espantadas, y bajaron los departamentos;
Y también en la cripta del subsuelo hay sitio para nuevos esqueletos,
Desde que el Fundador huyó gritando: ¡Ya ni en la paz de los sepulcros creo!
Ya veo la Misa de cuerpo presente, el día que Don Chicho el Intendente
Entregue el rosquete y estire la pata, envuelto en la bandera pincharrata
Lo veo en esa triste jornada de duelo, rodeado del cariño de su pueblo,
Saliendo con rumbo al destino final , al son de las campanas de la Catedral!
Pero...Cómo es que suenan tan mal

Las campanas de la Catedral?
Que lo vean, las negras y corcheas
Qué falta de cadencia, qué ausencia de armonía...
Oigan el sonoro desborde, donde se confunden los acordes
Y no se puede entender la melodía!