Bienvenidos

Georges Brassens (1921 - 1981) fue un autor y compositor francés de extraordinaria relevancia. Sus canciones han sido traducidas a muchos idiomas, de allí su influencia sobre los autores de canciones argumentales de todas partes. Escénicamente era muy sobrio; se acompañaba sólo con guitarra y apoyo de contrabajo. Compuso muchas canciones de elegante precisión verbal y original temática; el retrato de personajes olvidados, el rescate de la lealtad, y el reflejo de la sociedad con un tinte de sarcástico humor son la clave de su estilo. Aquí publico unas versiones en español de las canciones de Brassens, ¡cantables! cosa que requiere reelaborar los textos más allá de la traducción literal, respetando el argumento, la métrica, el acento de las frases, y usar rimas que evoquen el sonido original. Propongo estas, mis versiones, con su audio y, en algunos casos, el vídeo ilustrativo. Adelante; estais invitados.

El descreído (Le mécréant, 1960)

El descreído

En nuestro tiempo habrá algo que sea peor
Y mas desesperante que no creer en Dios?
Quisiera tener yo la Fe del tipo aquel
Que no le pide a Dios pruebas para creer

Un vecino de aquí de nombre Blas Pascal
Gentilmente me dio un consejo de amistad:
"Ya de rodillas pues, implore y ruegue usted
Haga como que cree y pronto lo va a hacer"

Presto me arrodillé y empecé a recitar
Cuanta oración antigua pude recordar
En la calle, en el tren, el autobús y el bar
El Salmo 130 me ponía a cantar.

En esto estaba yo cuando en un ortigal
Me encontré una sotana con un santoral
Ya tonsurado, pues, la guitarra empuñé
Y hacia la Fe salvífica me encaminé.

A una parroquia fui, y un grupo de pastoral
Tomándome por otro, se puso a exclamar:
"Padre, confórtenos, venga aquí, cantesé
Un canto espiritual de esos que sabe usted"

Aclarando mi voz pulsando con fervor
Les entoné "El gorila" y "El pornógrafo"
Gritándome impostor, al traidor, y patán
Como al buen Abelardo me iban a castrar.

Tantas bellas pensé, ya no tendrán con quien!...
Seré uno más de los castrados del harén.
Como soprano me voy pronto a destacar
Cantando a coro con los niños del lugar.

Una Dama de caridad que el tumulto escuchó
Que están haciendo, dijo, vamos, déjenlo
Hay tantos hombres hoy con esa inclinación
a tomar el amor en la otra dirección...

Hay tanta negación de la virilidad
Y al que la tiene se la quieren amputar?
Tan persuasiva fue esta argumentación
Que me dejaron ir con una aclamación.

En el camino al cielo no daré un paso más
La fe me vendrá sola o no llegará
Nunca a nadie maté, no he violado jamás
Y hace bastante tiempo que no robo, ya.

Si Dios existe, en fin, se dará cuenta Ël
Que me conduzco igual que si tuviera fe