Bienvenidos

Georges Brassens (1921 - 1981) fue un autor y compositor francés de extraordinaria relevancia. Sus canciones han sido traducidas a muchos idiomas, de allí su influencia sobre los autores de canciones argumentales de todas partes. Escénicamente era muy sobrio; se acompañaba sólo con guitarra y apoyo de contrabajo. Compuso muchas canciones de elegante precisión verbal y original temática; el retrato de personajes olvidados, el rescate de la lealtad, y el reflejo de la sociedad con un tinte de sarcástico humor son la clave de su estilo. Aquí publico unas versiones en español de las canciones de Brassens, ¡cantables! cosa que requiere reelaborar los textos más allá de la traducción literal, respetando el argumento, la métrica, el acento de las frases, y usar rimas que evoquen el sonido original. Propongo estas, mis versiones, con su audio y, en algunos casos, el vídeo ilustrativo. Adelante; estais invitados.

Penélope



Penelope, 1952       VIDEO EN ESPAÑOL

Tú, la esposa ideal,
El grillo del hogar
Tú, que no tienes mancha en tu vida nupcial
Inalcanzable Penélope
Siguiendo a tu pequeño hombrecito feliz
Dime si no pensaste jamás en un desliz
Un bello deseo escondido

Detrás de las cortinas,
Asomada al balcón
Esperando el regreso de ese fiel varón
Sobre tu tela inconclusa
En tardes de nostalgia y de melancolía
Dime si no pensaste alguno de esos días
Contar las estrellas del techo
Del cielo de algún otro lecho

Dime si aún jamás
Asomó a tu deseo
El romance que viene a prenderse en tu pelo
A contarte maravillas
Trayendo margaritas a ese jardín ajeno
Y al fruto que defienden las ramas de tu huerto
Le haga temblar las puntillas

Dime si no has deseado
Desandar el camino
Y que el ángel que vuela con el arco divino
Te lance la flecha maligna
Que a la estatua mas fría la carne le desgarra
Vuelque tu pedestal y arrolle tu virtud
Y arranque tus hojas de parra

Por todo esto el cielo
No te va a condenar;
Cualquiera de los dioses podría perdonar
Un corazón al galope
Un pecado venial, un temblor en la piel,
No es más que la otra cara de la luna de miel
Y la razón de ser Penélope.