Bienvenidos

Georges Brassens (1921 - 1981) fue un autor y compositor francés de extraordinaria relevancia. Sus canciones han sido traducidas a muchos idiomas, de allí su influencia sobre los autores de canciones argumentales de todas partes. Escénicamente era muy sobrio; se acompañaba sólo con guitarra y apoyo de contrabajo. Compuso muchas canciones de elegante precisión verbal y original temática; el retrato de personajes olvidados, el rescate de la lealtad, y el reflejo de la sociedad con un tinte de sarcástico humor son la clave de su estilo. Aquí publico unas versiones en español de las canciones de Brassens, ¡cantables! cosa que requiere reelaborar los textos más allá de la traducción literal, respetando el argumento, la métrica, el acento de las frases, y usar rimas que evoquen el sonido original. Propongo estas, mis versiones, con su audio y, en algunos casos, el vídeo ilustrativo. Adelante; estais invitados.

Morir por las ideas



Mourir pour des idées, 1972     VIDEO EN ESPAÑOL


Morir por las ideas... es una idea brillante.
Yo casi me morí por no pensar así,
Cuando los que murieron, multitud agobiante
Aullando un estertor cayeron sobre mí.
Así que, al convencerme, con mi musa insolente
Abjuré del error, y vengo a proclamar
Con algún resquemor de reserva, quizá:
Morir por las ideas, bien... más adelante...
Muy bien... más adelante.

Juzgando que no hay peligro en demorarse,
Vamos al otro mundo sin prisa por llegar;
A qué apurar la marcha con riesgo de inmolarse
Por lemas que mañana de nada servirán?
Obsérvese que cosa amarga, lamentable
Rendir el alma a Dios para saber después
Que era una falsa ruta, que era una insensatez!
Morir por las ideas, bien... más adelante...
muy bien... más adelante.

Esos predicadores que invocan el martirio
Por otra parte, no se quieren ir de acá:
Morir por las ideas, es el fin y el principio
De la existencia que ellos no se privarán.
Yo he visto tantas veces que esta gente suplanta
Al buen Matusalén, por la longevidad
Que concluyo se deben decir en soledad:
Morir por las ideas, bien... más adelante...
Muy bien... más adelante.

De ideas que reclaman que otros se sacrifiquen
Sectas de todo pelo nos dan un carnaval
Por eso, las posibles nuevas víctimas dicen:
Morir por las ideas, muy bien, pero... por cuál?
Y, como todas ellas se parecen bastante,
Cuando las ve venir con su declamación
El sabio se convence delante del panteón:
Morir por las ideas, bien... más adelante...
Muy bien... más adelante.

Si sólo hicieran falta algunas hecatombes
Para que todo cambie y el mundo así arreglar!
Pero, por más que rueden las testas que se corten
El Paraíso en tierra no se presentará
Porque la edad de oro es remisa a instalarse
Los demonios sedientos siempre vienen por más
Y la muerte, la muerte, vuelve siempre a cobrar
Morir por las ideas, bien... más adelante...
Muy bien... más adelante.

Ustedes, promotores, apóstoles del odio
Mueran primero ustedes, los dejamos pasar
Y por favor, no impidan que vivamos nosotros
Es el único lujo que nos queremos dar
Porque al fin, la guadaña siempre está vigilante
Ella no necesita ninguna invitación
Ni una danza macabra por cada ejecución
Morir por las ideas, bien... más adelante...
Muy bien... más adelante.