Bienvenidos

Georges Brassens (1921 - 1981) fue un autor y compositor francés de extraordinaria relevancia. Sus canciones han sido traducidas a muchos idiomas, de allí su influencia sobre los autores de canciones argumentales de todas partes. Escénicamente era muy sobrio; se acompañaba sólo con guitarra y apoyo de contrabajo. Compuso muchas canciones de elegante precisión verbal y original temática; el retrato de personajes olvidados, el rescate de la lealtad, y el reflejo de la sociedad con un tinte de sarcástico humor son la clave de su estilo. Aquí publico unas versiones en español de las canciones de Brassens, ¡cantables! cosa que requiere reelaborar los textos más allá de la traducción literal, respetando el argumento, la métrica, el acento de las frases, y usar rimas que evoquen el sonido original. Propongo estas, mis versiones, con su audio y, en algunos casos, el vídeo ilustrativo. Adelante; estais invitados.

Noventa y cinco veces de cien



Quatre-vingt-quinze fois sur cent , 1972

La mujer que reúne las bondades
Para satisfacer tus ansiedades
Esa mujer que te despierta una pasión brutal
Es ante todo un ser sentimental:
Ir de la mano en largas caminatas,
Flores, regalos caros, serenatas ...
Los desatinos que por ella se cometerán
La transportan, más, (Refrán):


Noventa y cinco veces de cien
A la mujer le aburre el vaivén
Qué lo calle o que lo confiese
No es todos los días que el varón la enardece
Al que no lo quiera admitir
un par de cuernos le pueden salir:
A la hora de concretar
Ella suele sentirse mal;
Sin fuego en el corazón
Jamás puede entregar pasión

Salvo que quiera a un hombre con locura
Y la sensibilice la ternura
Salvo que esté dispuesta, e inclinada a la emoción
Ella se aburre sin percibírselo;
Salvo que esté sufriendo una tiránica
Incontrolable crisis ninfománica
Puede trocar todo el deseo de su perseguidor
En un sinsabor (Refrán)

Los "sigue un poco más" y esos grititos
Qué simulan espasmos infinitos
Son pura caridad, los suspiros que dá no son
En general más que una ficción

Son sólo para que su compañero
Se crea de los amantes el primero
Que el gallo presuntuoso que allí arriba se posó
No entre en depresión (Refrán)


Paso por alto aquellos comentarios
De los que van de amante extraordinario
Es por su petulancia y su falta de calidad
Qué ellas conservan firme su frialdad

Y para cuando acaso les moleste
Uno de estos campeones del acueste
Señoras queda en ustedes rechazar la insinuación
Cantando como yo... (al refrán)