Bienvenidos

Georges Brassens (1921 - 1981) fue un autor y compositor francés de extraordinaria relevancia. Sus canciones han sido traducidas a muchos idiomas, de allí su influencia sobre los autores de canciones argumentales de todas partes. Escénicamente era muy sobrio; se acompañaba sólo con guitarra y apoyo de contrabajo. Compuso muchas canciones de elegante precisión verbal y original temática; el retrato de personajes olvidados, el rescate de la lealtad, y el reflejo de la sociedad con un tinte de sarcástico humor son la clave de su estilo. Aquí publico unas versiones en español de las canciones de Brassens, ¡cantables! cosa que requiere reelaborar los textos más allá de la traducción literal, respetando el argumento, la métrica, el acento de las frases, y usar rimas que evoquen el sonido original. Propongo estas, mis versiones, con su audio y, en algunos casos, el vídeo ilustrativo. Adelante; estais invitados.

El cordero de Panurgo

Le mouton de Panurge, 1964

Aún no tiene puestas las plumas
La flecha que va a perforar
su corazón, que no se alumbra
Cuando se ofrece a algún galán
Le dan risa los viejos poemas
Los rodeos, la seducción
De las Venus de la vieja escuela
Que hacían el amor por amor.

Pero no vaya uno a pensarse
Qué la consume el ansia, no.
Lo que la lleva a así ofrendarse
No es ver la cima de la emoción
No es romántica ni misteriosa
Ni suspira de languidez
Y ve como una cosa curiosa
A la que hace el amor por placer.

Y tampoco vaya a creerse
Que cuando accede dar amor
Lo da como el premio suntuoso
Que algún pudiente se compró
Antes de pactar entregarse
Nunca va a presupuestar
No es de esas bellas venales
que hacen el amor por lucrar.

Pero entonces, por qué es que se entrega
Sin corazón, sin renta, sin placer?
Si el amor no vale la pena...
Por qué lo juega con desdén?
Si cualquiera sin ningún esfuerzo
La desviste en un santiamén
Es porque esto es un acto moderno,
Es lo que está en boga, y está bien.

Pero cambian costumbres y chicas
Y puede ser que un día quizás
Le dé en el pecho la flecha perdida
Que esté tal vez buscándola
Y seguro que habremos de verla
Jugando el juego con la pasión
De las Venus de la vieja escuela
que hacen el amor por amor.